Aprendizaje

¿Es una buena opción que tu bebe use una andadera?


La andadera es un asiento rodeado por una barandal con una base de ruedas. El bebé se sienta y puede mover las piernas para trasladarse de un lado a otro. Es una opción muy divertida, aunque algunos pediatras no lo recomiendan.

También hay modelos que convierten la baranda en una mesa con juguetes interactivos. Lo puede usar a partir de los 10 meses que es cuando comienzan a intentar caminar.

A pesar de parecer un juguete muy entretenido está comprobado que la andadera, muy popular en generaciones pasadas, no estimula el proceso de caminar como se creía sino todo lo contrario, por eso es no recomendable por la mayoría de los pediatras.

El movimiento que realiza el bebé es solamente de las piernas y no permite que aprenda a sostener su cuerpo ni ejercita el sentido de equilibrio. Por lo tanto desarrolla un falso sentido de lo que es caminar. Esto también se observa en que el bebé se acostumbra a trasladarse con una velocidad irreal dada por las ruedas.

Por otro lado, los padres también creen que el bebé está seguro dentro de su corralito andante y tienden a dejar de cuidarlo, lo que en ocasiones conduce a accidentes caseros. En Canadá se prohibió la venta e importación de las andadoras y Australia sigue la misma iniciativa, debido a las lesiones reportadas en bebés por este aparato.

La mayoría de los accidentes ocurren cuando el andador se cae por las escaleras, se vuelca por una superficie despareja, cuando el bebé al estar erguido puede alcanzar estufas, elementos de muebles más altos o cajones con productos peligrosos y también cuando el hermanito hace saltar al bebé en su andador o lo empuja como un juego.

La andadera puede ser divertido y entretenido para tu bebé, mientras no lo uses como reemplazo para el aprendizaje de caminar, no deberías dejar que se transforme en un sostén necesario para su desplazamiento y tampoco dejar de cuidar a tu bebé cuando esté en él. Cuando necesites realizar otras actividades es más aconsejable que dejes a tu bebé en un ambiente seguro como un corral o simplemente en el piso, en un espacio delimitado y siempre al alcance de tu vista.

A pesar de todo, tu bebé puede tener un andador para jugar un ratito al día, en ese caso cuando lo compres o te lo regalen, asegúrate de que sea de reciente fabricación y que cuente con los controles de seguridad del fabricante.