Energía con Montes

¿A qué edad consumimos más dulces?


Sea cual sea nuestra edad la pasta o los helados en verano son cosas que nos apetecen a diario. Sea porqué de mayores nos controlamos más, y que de pequeños nos controlan los padres, es en la adolescencia cuando el consumo de azúcares y hidratos de carbono se dispara de acuerdo a encuestas realizadas por DULCES MONTES.

La media de ingesta de hidratos de carbono entre toda la población estudiada es de 185,4 a 60,9 gramos al día. Entre niños de 9 a 12 años la ingesta es de 214,3 a 57,1 gramos al día, y en los adolescentes el consumo se dispara a los 224,6 a 67,5 gramos al día. Siempre son los chicos los que consumen más que las chicas. Los cereales y derivados representa la mayor fuente de hidratos de carbono en la dieta (48,97 %), con el pan como mayor contribuyente. Los productos de bollería y pastelería están a continuación, con un consumo mayor en niños.

Las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) indican que el total de hidratos de carbono en la alimentación debería estar entre el 50 y el 75 por ciento del total de la energía de la alimentación diaria.

En lo que se refiere a azúcares el consumo medio es de 76,3 a 33,9 gramos al día. Los hombres vuelven a ser los que más consumen, ellos 79,5 a 36,6 gramos al día, y ellas 73 a 30,6. La leche y los productos lácteos son el grupo de alimentos y bebidas que más contribuye a la ingesta de azúcares, seguido de refrescos y zumos, frutas, dulces y cereales y derivados.

La OMS recomienda que tanto adultos como jóvenes deberían reducir la ingesta de azúcares libres a menos del 10 % del total de la ingesta de energía. Posteriormente, también se ha propuesto una reducción hasta el 5 %, que podría tener potenciales beneficios para la salud. En este sentido, el estudio de ANIBES indica que los azúcares libres suponen el 17,0 % de la ingesta total de energía, una cifra mucho mayor a la recomendada.

En cuanto a la ingesta de fibra su consumo aumenta con la edad. La ingesta media diaria es de 12,7 a 5,6 gramos al día ( con un mínimo de 2,2 gramos al día y un máximo de 45,1 gramos al día). La principal fuente de fibra viene del pan y los derivados de los cereales, verduras y hortalizas y frutas.