Aprendizaje

¿Qué es el aprendizaje basado en proyectos?


El aprendizaje basado en proyectos permite a los maestros crear tareas cuya complejidad y objetivos imitan problemas y asuntos del mundo real. Los estudiantes pueden ver la naturaleza interdisciplinar de estas tareas y ver como cada una de ellas puede tener más de una solución. Los estudiantes que tienen la libertad de elegir diferentes estrategias y enfoques pueden involucrarse más en el proceso de aprendizaje, y dichos estudiantes tendrán más probabilidades de abordar otros problemas con una mente abierta.

Además, los estudiantes que participan en la creación del proyecto obtienen una valiosa experiencia en el establecimiento de sus propios objetivos y estándares de excelencia. Esto les da a los estudiantes un sentido de propiedad y control sobre su propio aprendizaje y, además, tienen la oportunidad adicional de identificar los subtemas relacionados y explorarlos en un escenario basado en proyectos.

Enseñar con el método basado en proyectos permite a los estudiantes trabajar en colaboración con compañeros y profesores en un entorno centrado, en el cual se anima a los estudiantes a explorar diversos temas de interés. Los proyectos que tienen profundidad, duración y complejidad, desafiarán a los estudiantes y les motivarán hacia la construcción de conocimiento. Adquirirán habilidades tan importantes como las relacionadas con la resolución de problemas, la comunicación, la colaboración, la planificación o la autoevaluación.

Después de completar un proyecto, el profesor deberá pedir a los estudiantes que creen una autoevaluación del proyecto. Esto permitirá a los estudiantes enfocarse en su proceso de aprendizaje y les permitirá también ver su propio progreso. La autoevaluación da a los estudiantes un sentido de logro e inculca aún más la responsabilidad de aprender. Los estudiantes que pueden ver la conexión entre una tarea basada en un proyecto y el mundo real, estarán más motivados para entender y resolver el problema en cuestión que se plantee, y es que suelen disfrutar aprendiendo cuando encuentran sentido al aprendizaje.

Por ello, el aprendizaje basado en proyectos es tan importante y permite adaptarse a cualquier disciplina de estudios, brindando a los alumnos la oportunidad de tener su propia visión y su propia voz sobre cómo y qué aprenden, al tiempo que desarrollan una motivación intrínseca hacia la resolución de los problemas.

Hacemos un proyecto de aprendizaje cooperativo
Asignaturas relacionadas con el proyecto: cualquiera.
Grados: infantil y primaria.
Descripción: los estudiantes aprenden a reconocer las buenas acciones de sus compañeros.
Objetivos: el objetivo esencial es encontrar el sentido general de orgullo y de respeto y compañerismo de la clase, fomentando el buen comportamiento.
Palabras clave: autoestima, comportamiento, recompensa, manejo del aula, compañerismo.

MATERIALES NECESARIOS

Un formulario simple que los estudiantes puedan completar para documentar las buenas obras de sus compañeros.
Una colorida bolsa de regalo llena de pequeños premios, como pegatinas, lápices u otros detalles considerados de interés.

Cómo abordar el proyecto de aprendizaje
En este proyecto queremos fomentar el interés de los alumnos por conocer el hecho de que las buenas acciones cosechan recompensas, con el fin de potenciar el buen comportamiento en el aula así como entre compañeros. Tras este proyecto los alumnos habrán aprendido cosas como:

Reconocer lo que hace una buena acción.
Buscar las formas en que los compañeros de clase hacen buenas obras.
Completar formularios para documentar acciones.
Aprender que los buenos actos tienen recompensas en la vida.
Los niños se iluminan cuando saben que las personas reconocen las cosas buenas que hacen, y por eso esta actividad ofrece una forma de recompensar y promover el comportamiento positivo en el aula aumentando también la autoestima.

El profesor/a puede presentar la actividad con la siguiente explicación: ¿Has visto a alguien en tu clase haciendo algo bueno por otro estudiante hoy? Observa atentamente y luego recompensa a ese alguien completando el formulario. Asegúrate de incluir la fecha, el nombre del compañero, lo que te haya sorprendido de él o ella, y la acción por la que creas que se ha ganado una recompensa. Al final de la semana elegiré tres formularios y los tres estudiantes que se nombren en los mismos podrán elegir un premio especial. ¡Buena suerte! Y recuerda dar las gracias a cualquiera que te ayude de alguna manera cada día… ¡Nunca se sabe lo que puede pasar!

Notas adicionales
Cuando los estudiantes sean demasiado pequeños para poder escribir, el maestro rellenará los formularios conforme a las explicaciones de cada alumno, que podrían realizarse en secreto.

Si se prefiere aumentar las probabilidades de que todos los estudiantes sean reconocidos por comportamientos positivos y buenas acciones, se puede realizar esta actividad durante todo el curso, por ejemplo, una vez al mes.

Estos formularios, además de ser una excelente práctica para los alumnos, puede ser un buen material para compartir con los padres en reuniones o junto a los boletines de notas.

El profesor/a podrá crear también premios colectivos, así como dar a cada estudiante la oportunidad de contar cómo se sintió al organizar la actividad y lo que aprendió de la experiencia. De esta manera, los estudiantes aprenderán que las buenas acciones hacen que todos nos sintamos bien y nos veamos beneficiados.