Cuidados

Piel atópica o alérgica: cómo cuidarla


Quizás te estés preguntando… ¿y cómo sé si es mi caso? La piel atópica es una piel seca, descamada e irritable, y por normal general la reconocemos cuando da la cara con uno de sus brotes. Es entonces cuando aparecen los picores intensos, las placas rojas de eccema. Este tipo de reacciones son las que nos ponen sobre la pista, en todo caso ante cualquier sospecha debemos acudir al médico de cabecera que es quien puede diagnosticar.

Cuidados basicos: limpieza + hidratación – irritantes
El paso más básico e importante en este caso es usar productos de limpieza adecuados. Puede parecer obvio, pero cuando la piel está en brote (irritada), el usar un jabón o gel normal no hará más que empeorarla. Especialmente en las fases en que la piel está irritada, lo más recomendable es utilizar fórmulas específicas para pieles atópicas, que por normal general son sindet (sin jabones). No se aconsejan los baños por inmersión, o al menos no muy largos, ni con agua muy caliente.

Es necesario hidratar la piel a diario, con productos específicos. Si el que tenemos no nos funciona, o parece hacer menos efecto, ¡toca cambiar! No todas las pieles son iguales, y además se acostumbran a las cremas, es importante tenerlo en cuenta.

A mayores, debemos ser muy cuidadosas con los productos que van a entrar en contacto con la piel, como prendas de ropa, pero también cosméticos, jabones o suavizantes, no sólo los que usemos directamente, sino para lavar nuestra ropa.

La loción de microplata de Multilind. Es un producto curioso, porque tiene un color grisáceo que te llama la atención cuando lo usas por primera vez. Pero lo cierto es que es altamente efectivo para calmar e hidratar la piel, recuerdo que con mi mayor cuando lo descubrimos marcó un antes y un después, hasta entonces nada de lo que habíamos probado le funcionaba, le pasaba incluso que cremas específicas para su piel le provocaban aún más picor. ¡Una locura!

Esta línea no tienen ni parabenos, ni perfumes, ni corticoides, que como sabemos tienen bastantes efectos secundarios, y consiguen resultados notables. Es válido para niños y mayores, con lo que si en casa hay varios afectados (como es nuestro caso) no es necesario tener un producto para cada uno, de hecho estos productos se pueden usar en bebés.